Escritura Creativa / Personal

Mi Cuarentena

Cuántas cosas habremos hecho (o dejado de hacer) durante esta cuarentena.

Yo pasé de tener todo el tiempo ocupado, a no saber qué hacer con tanto.

Por eso, mi cuarentena empezó queriendo ser algo productivo.

Días planificados de ejercicio, yoga, pintar mandalas, leer, ver series y escribir.

Duré menos de una semana.

Así que pasé a hacer lo que me apeteciera en cada momento.

Aunque “obligándome” a hacer ejercicio.

Duré dos días.

Y las agujetas cuatro.

También hice cosas bonitas.

Grabarme haciendo un baile.

Que tardé dos semanas en editar.

Y rezando para que el ordenador no me volviera a petar.

Me hicieron una entrevista en un directo por Instagram.

No he tocado la harina, ni la cocina (más que para hacer alguna comida).

No he hecho retos con papel higiénico.

Sí que he seguido directos en Instagram haciendo ejercicio.

Creo que en total han sumado cinco.

Me hice varias sesiones de fotos. Con el móvil.

Me he hecho más fuerte.

He superado una mala racha. O una mala fase.

He tenido videollamadas con mi mejor amiga.

He visto cumplir años a mi sobrino a través de una pantalla.

Y a mi abuela también.

He formado parte de un video-felicitación.

Ha habido días de no hacer nada.

Días en los que parecía que el mundo se venía encima.

Días en los que decidí que me comería el mundo desde mi habitación.

Otros de paseos a por pan y aguantar largas colas.

Y otros de hacer de mi habitación un aula de ballet.

Bueno, sólo fue una vez.

He escrito poesía. O algo que se le parece. O no.

Y comenzado nuevos proyectos.

Limpieza de armario. Profunda.

Aplausos a las ocho.

He descargado música nueva para el pen-drive de mi coche.

Un pen-drive prestado. Para siempre.

Algo así como, nueva música para la nueva normalidad.

Me he planteado mi existencia.

He tenido mi propio radio-patio.

En la fase cero, me uní a los paseos diarios.

Una hora, seis kilómetros. No estaba mal.

No duré más de dos semanas.

Volví a pasear perros abandonados.

A relacionarme de nuevo con humanos que llevaban una extraña mascarilla.

Y a que mi reloj volviera a vibrar por llegar a los diez mil pasos.

Me he quemado al sol. Tengo marcas por todas partes. Ya voy a la moda.

Las horas de sueño ya no convalidan con el cansancio.

He discutido sorprendentemente poco.

¿Comer bien? ¿Qué es eso?

Me he puesto pantalón corto en mayo.

Retomé una importante amistad.

En la fase uno, casi dos, fui a una terraza de un bar.

Me emborracharon. O me emborraché. Según a quién preguntes.

Nos echaron. O más bien, lo cerraron. A la una y media de la madrugada.

Volvieron los abrazos (pero en secreto)

Las cenas y las charlas, sin una pantalla de por medio.

Ver a la familia. Por fin.

He visto series. Muchas. Cuando llegué a las diez, perdí la cuenta.

También películas. La semana Harry Potter. La de terror. La Disney. La ñoña…

Me he quedado despierta hasta las tres de la madrugada hablando por teléfono.

Y también viendo una gala en directo de OT.

Me he enamorado más aún de mis tatuajes.

Nos hemos puesto una mascarilla facial en familia.

Y lo hemos grabado en vídeo.

He descubierto música preciosa.

Que he escuchado en bucle hasta hartarme.

Me ha crecido el pelo.

He logrado mantenerme en mi peso.

He aprendido a quitarme unos guantes.

Y a no creerme todo lo que leo, oigo o veo.

He pedido cosas por internet.

Y me han llegado dos meses después.

He hablado con más gente de la que esperaba.

Y me siento afortunada.

He tenido tiempo para mí misma. Tiempo de calidad.

Aunque no siempre lo haya sabido aprovechar.

Y, creo que una de las cosas más importantes para mí este año.

Publiqué mi tercer libro y final de mi trilogía.

[… ]

Todos hemos vivido nuestra propia cuarentena de una manera.

Y todas están bien.

Ésta es la mía.

¿Podría haber sido mejor? Puede

¿Podría haber sido peor? Desde luego.

Pero ha sido así y me llevo un gran aprendizaje de ella.

Una fortaleza que creo que jamás había tenido.

Todo pasa por algo y con un fin.

¿Cuál es el tuyo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *